Marzo 4 de 2019

Vender una casa no es una tarea fácil, hay que ponerla en el mercado, elegir un precio para competir con las viviendas cercanas, escoger una inmobiliaria o agente de confianza, y finalmente, poner la vivienda atractiva a los ojos de los compradores. Y es que de poco vale que tengamos un precio bien ajustado si después fallamos en lo esencial que es no hacerla atractiva. Piensa que una venta de esta magnitud sólo se hace, en muchos casos, una vez en la vida y es que la primera imagen es lo que cuenta. Por ello, es fundamental hacer la casa más atractiva para los compradores y así conseguir ofertas adecuadas que serían imposibles si no mejoráramos la imagen de nuestra vivienda.

¿Cómo hacer la casa más atractiva para los compradores?

Vender una casa no es una tarea fácil, hay que ponerla en el mercado, elegir un precio para competir con las viviendas cercanas, escoger una inmobiliaria o agente de confianza, y finalmente, poner la vivienda atractiva a los ojos de los compradores. Y es que de poco vale que tengamos un precio bien ajustado si después fallamos en lo esencial que es no hacerla atractiva. Piensa que una venta de esta magnitud sólo se hace, en muchos casos, una vez en la vida y es que la primera imagen es lo que cuenta. Por ello, es fundamental hacer la casa más atractiva para los compradores y así conseguir ofertas adecuadas que serían imposibles si no mejoráramos la imagen de nuestra vivienda.

¿Cómo hacer la casa más atractiva para los compradores?

Lo más fácil y sencillo que podemos hacer para dar una buena imagen de una vivienda es mejorar el espacio interior ordenando, limpiando o haciendo una pequeñas reparaciones. Así, matamos dos pájaros de un tiro, primero damos un toque diferente y aprovechamos el espacio con todo lo que ello conlleva, más luz, más orden y presencia, y segundo cuidamos el estado de la vivienda y evitamos futuras reclamaciones por parte del comprador o inquilino.

Y es que es fundamental dedicar un poco de tiempo y dinero en la reforma de la vivienda. Ojo, no estamos hablando de cambiar por completo el aspecto de la casa o el piso que queremos poner a la venta. Se trata más bien de un pequeño lavado de cara en el que resulta clave potenciar las cosas positivas de la casa. Por ejemplo, si la vivienda es pequeña y tiene poca luz podemos aprovechar a reparar las puertas, pintar las paredes, reparar las ventanas y dar un aspecto de nuevo ya que con respecto al espacio y la luz estamos más limitados.

Eso no quita que no hagamos cambios en los muebles, habitaciones y que no arreglemos las tuberías o revisemos el estado de la instalación eléctrica. Se trata de mejorar el estado interior de la vivienda. Por ello, te recomendamos que sigas estos consejos:

Revisa exteriores, paredes y superficies:

A la hora de hacer reparaciones, tan importante es revisar por dentro como por fuera de la casa. Y es que debemos prestar atención a aspectos como el revestimiento de las paredes, la humedad y la apariencia de las paredes interiores y exteriores. Además, en muchas ocasiones y gracias a un buen mantenimiento y reforma ahorramos futuros problemas de humedad, goteras y pérdidas de agua en caños y tuberías por no mencionar que elevamos el precio de la propiedad.

Por otro lado, no podemos llevar a cabo un lavado de cara al pintar ya que muchas paredes tienen problemas de humedad que podemos evitar con un buen tratamiento. Por lo que antes de pintar revisa las superficies.

Orden y limpieza:

Muchas veces una casa está limpia pero los problemas de organización y desorden dan una imagen totalmente diferente. Mantener el orden y la limpieza de una casa es fundamental para hacerla más atractiva, en especial, si en ella viven mascotas y gente desordenada. Un truco para mantener el orden es guardar los objetos que no usamos en habitaciones que no usemos mucho. Otro truco es establecer horarios y días de visita para sí ordenar antes de que vayan los compradores.

En el caso de que tengamos un piso a la venta con inquilinos siempre podemos ir unos minutos antes para poner un poco de orden. De esta forma, es más fácil mantener los suelos y espacios limpios y ordenados evitando la concentración de objetos tirados por el suelo.

Otro pequeño truco es tener un vaporizador de incienso o un ambientador para encenderlo antes de que nos vayan a visitar. Así, evitamos malos olores, en especial, si viven personas fumadoras en el piso.

La imagen cuenta:

Tan importante es ordenar y limpiar como saber vender la “imagen de la vivienda”. Con esto queremos decir que debemos dar una buena imagen haciendo fotografías profesionales de nuestra vivienda para que los compradores la consulten por internet. Piensa que muchos de los usuarios y compradores consultan la vivienda antes al revisar fotografías de esta en las plataformas y páginas web. Y es que en muchas ocasiones las fotografías no hacen honor a la realidad y afean la vivienda, la hacen más pequeña o sencillamente no la muestran en todo su esplendor.

Un consejo para evitar esto es hacer fotografías profesionales y no al tun-tun. Se trata de conseguir el mejor perfil de nuestra propiedad para que así luzca mejor en la red. Para ello, sigue estos consejos y ya verás cómo triunfas:

Aprovecha la luz. Saca fotografías de las habitaciones de día y con las ventanas y luz de fondo.

Compara las fotografías de otros vendedores y saca imágenes parecidas, pero con ángulos diferentes.

Destaca los puntos positivos de tu vivienda. Si la vivienda es grande, saca fotografías de todas las habitaciones. Lo mismo si tiene jardín. Si las habitaciones son pequeñas usa ángulos abiertos y planos horizontales para que el espacio parezca mayor de lo que es.

Aprovecha la tecnología:

La tecnología está para ayudarnos y no para complicarnos la vida. Precisamente, existen nuevas formas para encontrar compradores gracias a las posibilidades que ofrece la tecnología como por ejemplo, el servicio de realidad virtual para casa. Que no es otra cosa que simular una construcción en 3D para amueblarlos de forma virtual.

Esto es ideal para casas que acabamos de pintar o que queremos reformar todos los muebles ya que simula y rellana pisos vacíos como queramos. De esta forma, conseguimos trasladar una mejor imagen de nuestra vivienda. Eso sí, esta técnica que da valor añadido a tu piso la podemos conseguir de varias formas, con un programa informático o bien vendiendo el piso en una agencia inmobiliaria que ofrezca este servicio.

El diablo está en los detalles:

Dicen que el diablo está en los detalles. Y es que efectivamente, la venta de una casa necesita que cuidemos todos y cada uno de los aspectos clave de la vivienda, desde la apariencia y estética de los muebles y habitaciones, al cuidado interior y estado exterior de la vivienda (reformas y mantenimiento), pasando por el ajuste del precio e incluso ofreciendo una imagen de seriedad y profesionalidad como dueños y propietarios para ganarnos la confianza del comprador.

Y es que vender una casa es un proceso difícil que lleva tiempo y requiere esfuerzo y mucha paciencia. Seguro que si sigues nuestros consejos y sabes esperar, seguro que consigues vender bien tu vivienda.

Y si necesitas ayuda no dudes en consultarnos nuestro equipo de profesionales esta para ayudarte, llámanos o si lo prefieres visita nuestras oficinas.

©2019 loyalty.com.do, todos los derechos reservados.
Powered by: wasi.co